Wednesday, October 24, 2007

sólo lo pensé.

venía de regreso a casa y ví un puesto de tamales.

-¿lo compro o no lo compro?- pensé - ¡bah, ni siquiera tengo hambre! ¿para qué?

y ahora me arrepiento infinitamente, mi café se siente solo.

(pero me ahorré unas horas de ejercicio que de todos modos no hago)

5 comments:

Blas Torillo said...

¿Tamales? Pensé que merendabas "mus" de naranja...

Pero bueno. De todos modos no me gusta el café, ni siquiera cuando me siento solidario.

Salu2.

El Tino said...

Siempre es tiempo de un tamàl.

Abominable Mario Flores said...

No sé si tenga algo que ver en mi juicio la torta de tamal con telera dulce y lechera Nestlé que me eché de postre, pero he descendido de los cielos y me he hecho comentario para pedirte perdón, Sirako.

Seamos amiguitos, uno con el cosmos, no está chido odiar a la banda. Ándale, ve a mi blog y cabuléame ojetonamente, verás que es catártico.

¿Paz? ¿Una hermana?

Ickys said...

el tamal es un gran clasico
siempre hay que tenerlo en cuenta

sirako said...

blas:
el mus es rico pero no gracias... ¿no te gusta el café? el té tiene que gustarte mucho.

tino:
no siempre. imagina un día en que has comido 66 tamales, ya no es tiempo de un tamal, creo.

abominable hombre de los cielos.
te perdono porque eres guapo.

ickys:
siempre lo tengo en cuenta. jojo.